dolor de espalda al dormir

Es normal que, al despertarnos, nos levantemos con dolor de espalda. En principio, con unos breves estiramientos debiera remitir el dolor.   Si no es así y después de probar métodos para aliviar el dolor de espalda al dormir, se prolonga la situación, debemos pensar que tal vez nuestro colchón no es el más adecuado para proporcionarnos el debido descanso y por ese motivo nos despertamos con dolor de espalda.

Los motivos que más afectan al dolor de espalda son:

Posturas para dormir

Si nos despertamos por la noche con cierta frecuencia, puede ser por un problema de salud (insomnio, estrés, próstata…), o porque sentimos dolor de espalda, debido a una postura inadecuada o, en muchos casos, porque nuestro colchón no es el más idóneo y quizá ha llegado el momento de cambiarlo. Esto acentúa el dolor de espalda al dormir.

Dormir boca abajo, aunque no es la postura más frecuente, es una de las razones por las que, a veces, sufrimos dolor de espalda, además de que también nos puede afectar negativamente a la digestión.

La postura ideal es dormir de costado, manteniendo alineado el cuello con la columna vertebral. Un buen colchón con soporte y espuma de memoria (colchón viscoelástico), nos facilita dicha alineación.

En el siguiente enlace te presentamos una guía de las mejores posiciones para dormir y reducir el dolor de espalda y el dolor lumbar 

mejor postura para dormir con dolor lumbar

Dureza de un colchón

Otro elemento clave, si te levantas con dolor de espalda después de dormir, es la dureza del colchón.

Un colchón blando, que en principio nos puede parecer más cómodo, con el tiempo se va hundiendo y nos llevará a malas posturas, ocasionándonos el temido dolor de espalda.

Por el contrario, es posible que nos hayan recomendado un colchón firme para evitar el dolor de espalda. Tampoco es recomendable que el colchón sea muy firme.

Los especialistas médicos nos dicen que lo mejor para el dolor de espalda al dormir es un colchón de dureza intermedia. Esta dureza se suele conseguir con colchones visco elásticos, dónde la capa superior del colchón tiene adaptabilidad y el colchón tiene un soporte de espuma de densidad y dureza alta.

Lee nuestro artículo de cómo elegir la firmeza de un colchón para más información.

Calidad de un buen colchón

Por último, uno de los motivos más frecuentes del dolor de espalda al dormir, está relacionado con la calidad y el estado del colchón. Se calcula que el máximo de tiempo en el cual un colchón conserva sus propiedades y, por tanto, nos protege ante un posible dolor de espalda, es de 7-8 años.

Es verdad que hay una gran variedad de precios, pero a la hora de comprar un colchón, merece la pena sopesar los pros y contras y decidirse por aquel que nos dé confianza, pensando en la prevención del dolor de espalda. Al fin y al cabo, pasamos más de 7 horas al día durmiendo.

Para saber elegir un colchón de calidad, debes mirar los materiales con los que está fabricado. Sobre todo, el elemento más importante es la densidad de las espumas que conforman el colchón. Lee el siguiente articulo para saber más acerca de la densidad de un colchón.