CÓMO DORMIR BIEN DE VACACIONES

Como dormir bien de vacaciones

¿Duermes mal cuando cambias de colchón? ¿Duermes mal en otras habitaciones? ¿No te acostumbras a la almohada del hotel?

Si la respuesta a alguna de esas preguntas es afirmativa, ¡te interesa leer este artículo!

Es verdad que se suele desconectar durante todo el día pero con la llegada de la noche, se puede tener problemas para conseguir dormir plácidamente. En este artículo, analizaremos las causas por las que no podemos dormir bien e intentaremos buscar las posibles soluciones.

Cuando estamos trabajando, si nos organizamos convenientemente, tenemos tiempo para hacer ejercicio o algún otro hobby fuera o en casa, nos imponemos un horario para las comidas, par irnos a dormir…Cuando estamos de vacaciones, solemos cambiar el tipo de vida y no respetamos horarios, comemos y bebemos más de lo habitual, a veces dejamos también de hacer ejercicio. Aunque nos estamos divirtiendo y lo estamos pasando  muy bien, todo esto lo acusa y lo rechaza nuestro cuerpo.    

Acusamos también el cambio de habitación. Normalmente, al contrario que en casa, en hoteles o apartamentos, no hay cortinas. Esto hace que la intensidad de luz sea diferente y nos despertemos antes de lo que nos gustaría. Y lo que es muy importante, las camas pueden ser de menor tamaño, los colchones de distinta firmeza a los que tenemos en casa y almohadas más o menos duras. Todas estas circunstancias, hacen que el cuerpo pueda tardar unos días en adaptarse a la nueva situación y nos suponga cierta dificultad a la hora de conciliar el sueño. 

¿Qué hacer para dormir y descansar de forma adecuada?

Intentar, en lo posible, evitar comidas abundantes, en especial las cenas, que tanto nos apetece alargar y hacerlo a horarios regulares. Las  digestiones pesadas, por la noche, afectan negativamente al sueño.  

Hacer diariamente ejercicio, mejor a una hora concreta, con la intensidad adecuada a cada uno, tampoco conviene excederse porque dispongamos de más tiempo del habitual.

 

Si eres de los que necesitas una almohada específica para sentirte cómodo, solicítala o incluso te la llevas de casa y si crees que extrañarás el colchón, infórmate antes para, al menos, estar preparado y así evitar sorpresas.

Aún habiendo tomado las precauciones comentadas, es normal que los primeros días te cueste conciliar el sueño. Si se prolonga esta situación, se puede acudir a la farmacia o médico que, a buen seguro tienen remedio fácil para que puedas dormir con normalidad y disfrutar de tus vacaciones, incluido tu descanso nocturno. 

¡Sobre todo, aprovecha para desconectar!


 

Abrir chat